La importancia de Alquilar Contenedores de escombros en Alicante para Reformas.

Hoy podemos echar un vistazo a una puntera vivienda con un diseño innovador y elegante y apenas reparar en el detalle de que su esqueleto lo conforman unos contenedores. De hecho, esta tendencia se está instaurando con éxito dado que constituye una apuesta ecológica y módica para nuestros bolsillos en crisis y ha sido bautizado como “habitainer” (del vocablo inglés container). Desde luego, el contenedor se reinventa y esta estructura ya reclama su espacio dentro de nuestras vidas.
Sin embargo, esa fortuna, la de haberse convertido en una fiera adversaria del ladrillo, solo la disfrutan los contenedores destinados al transporte marítimo. Así, los que atisbamos a la vera de edificios en construcción y reformas de viviendas siguen almacenando escombros o desechos, y todavía no hay ideado un plan B para ellos. No hace falta, tienen tanto trabajo y los necesitamos para tan dispares asuntos que no necesitan extra alguno.
 Desde luego, aunque nadie haya ennoblecido a los contenedores con una vida hogareña, resulta evidente que plantearse cualquier obra o reforma sin su intervención resultaría una tarea complicada y poco respetuosa con el medio ambiente dado que la mayoría de escombros acabarían recalando en los descampados, vías públicas o el mismo campo.
 De hecho, todos estos residuos han de descargarse en centros de tratamiento autorizados y hasta estos puntos peregrinan los contenedores de las empresas que se dedican a su alquiler.
 Además, si deseamos acometer reformas en nuestra casa deberemos, no solo gestionar la pertinente licencia de obras ante nuestro Ayuntamiento, sino también solicitar permiso para instalar un contenedor en la vía pública. Por supuesto, ese permiso implicará que abonemos una tasa cuyo importe vendrá determinado por varias cuestiones:
 -Tamaño del contenedor
-Número de contenedores que necesitamos instalar
-Días que precisamos ocupar la vía pública.
No hay que olvidar que los municipios son soberanos en este aspecto, así que todos ellos añadirán o quitarán requisitos según su criterio y a ellos nos tendremos que atener.
Por citar algún ejemplo, las empresas de reformas en Alicante deben tapar los contenedores cuando concluyan su horario de trabajo y su uso se rige por una ordenanza municipal.
También es cierto que el universo de contenedores que podemos hallar en una obra se ha diversificado, pues en la actualidad éstos también albergan oficinas de venta o sanitarios para el personal que trabaja en la construcción.
Pero los contenedores no solo resultan indispensables durante el desarrollo de unas obras o unas reformas, pues también se vuelven fundamentales durante las tareas de poda de un parque. Así, cuando llega la temporada de sanear las copas de nuestros árboles, los operarios precisan de los contenedores para verter todos los residuos generados y, así, ejecutar con eficacia su tarea.
Pero quizás estos artefactos desempeñen su papel más importante en las demoliciones de edificios en ruinas. Así que además de una pala, habrá que pedir cita a la empresa de alquiler de contenedores para que nos eche una manita con el asunto, ¿verdad?
De este modo, aunque los contenedores empleados en las obras no nos puedan servir de morada, como ocurre con los utilizados en el transporte marítimo, lo cierto es que se distinguen por su versatilidad y por su importancia a la hora de emprender cualquier asunto relacionado con el ladrillo. Así, no hay obra que no incluya en su ecuación un contenedor o poda en el Parque del Retiro que no movilice a una buena “cuadrilla” de ellos.